Se necesita más capacidad para la gestión de especies arbóreas CITES amenazadas en África

25 de abril de 2019

Magnífico ejemplar de afrormosia (Pericopsis elata) en Ghana. Fotografía: Nature and Development Foundation

Los países de África necesitan ayuda constante para la gestión de las especies arbóreas incluidas en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, lo que hace que la colaboración continua entre la CITES y la OIMT sea esencial, según los participantes de una reunión regional del Programa CITES de Especies Arbóreas (CTSP), que tuvo lugar en la República Unida de Tanzanía en marzo.

Los países deben desarrollar planes de manejo y preparar dictámenes de extracción no perjudicial (es decir, sostenible) antes de exportar productos de madera de especies incluidas en la CITES, pero muchos carecen de la capacidad necesaria para hacerlo. La reunión regional africana del Programa CITES de Especies Arbóreas (CTSP), que se convocó en Dar es Salaam del 11 al 15 de marzo de 2019 y contó con la presencia de cerca de 30 participantes provenientes de 12 países y organizaciones internacionales, constituyó una oportunidad para fortalecer la cooperación regional entre las autoridades CITES en África y determinar medidas para crear capacidades en el desarrollo y la implementación de planes de manejo de especies arbóreas incluidas en los apéndices de la Convención.
 
El Dr. Steven Johnson, de la OIMT, informó a los participantes de la reunión que África exporta alrededor de 4000 millones de US$ por año en madera y productos de madera, inclusive trozas, astillas, carbón y productos terminados, y el porcentaje de especies CITES incluidas en este comercio es muy bajo. Afrormosia (Pericopsis elata), por ejemplo, representa apenas unos 10000 m3 del volumen total de exportaciones de madera en troza de África, que asciende a aproximadamente 4 millones de m3 por año.
 
“Una vez que una especie arbórea se inscribe en la CITES, el comercio de esa especie generalmente disminuye”, informó el Dr. Johnson. Y agregó que el camino a seguir para asegurar el manejo sostenible de estas especies es ayudar a los países a elaborar planes de manejo y preparar dictámenes de extracción no perjudicial para que los países importadores puedan estar seguros de que la madera se extrae de manera sostenible según las disposiciones de la CITES.
 
La coordinadora del CTSP, Dra. Milena Sosa Schmidt, dijo que hay más de 800 especies arbóreas incluidas en la CITES, de las cuales más de 600 son comercializadas comúnmente. El CTSP tiene cuatro objetivos: 1) garantizar la gestión sostenible de especies arbóreas raras y valiosas y sus productos a través de mejores capacidades técnicas y tecnológicas; 2) contribuir al comercio legal y transparente de productos de estas especies arbóreas, incluidos los avances tecnológicos en materia de identificación; 3) ayudar a mejorar y fortalecer la gobernanza forestal, las políticas de manejo forestal y la capacidad de aplicación de la ley, y asegurar que se beneficie a las áreas con especies CITES a través del apoyo a largo plazo para el manejo forestal; y 4) promover el desarrollo rural en áreas a menudo remotas, el crecimiento económico sostenible a nivel nacional, un sector privado sólido y la reducción de la pobreza a largo plazo.
 
El CTSP, que es financiado a través de una subvención provista por la Unión Europea (UE) a la Secretaría de la CITES, continúa el trabajo iniciado por la OIMT en cooperación con la CITES hace más de una década para ayudar a los países tropicales en desarrollo a preparar informes sobre dictámenes de extracción no perjudicial, planes de manejo y sistemas de trazabilidad para las especies arbóreas inscritas en la CITES. En África, estos árboles incluyen importantes especies comerciales como afrormosia, cerezo africano, ébano, sándalo, palisandro y bubinga. La CITES y la OIMT están cooperando en la implementación del CTSP, y la OIMT colaboró con la organización de la reunión africana. En la región de África, se implementarán ocho proyectos en el marco del CTSP una vez que se completen los procedimientos administrativos.
 
Los grupos de trabajo formados en la reunión formularon una serie de recomendaciones que se presentarán en la 18ª Conferencia de las Partes de la CITES, que se celebrará el próximo mes de mayo en Colombo, Sri Lanka. en relación con el cerezo africano, los principales problemas planteados se relacionaban con la necesidad de mayores trabajos de investigación sobre las técnicas de recolección de la corteza y los turnos de rotación, junto con el mejoramiento de las técnicas de trazabilidad y marcado. Los participantes también expresaron una preferencia por la transformación de los productos a nivel nacional en lugar de la exportación de materias primas. El grupo de trabajo sobre el sándalo (Osyris lanceolata) destacó la necesidad de contar con conocimientos ecológicos básicos sobre la especie, incluido el trabajo silvícola sobre técnicas de regeneración y las mejores prácticas de extracción. Actualmente no hay técnicas para el marcado del sándalo y su trazabilidad una vez que ha sido extraído.
 
Otros grupos de trabajo formularon recomendaciones sobre los dictámenes de extracción no perjudicial, el marcado y la trazabilidad, la identificación de la madera y la gobernanza. Los informes de los grupos de trabajo generaron un intenso debate en reunión plenaria, en el que se reconoció la necesidad de establecer laboratorios regionales de identificación de maderas en África para facilitar la aplicación de la legislación. Los participantes expresaron interés en que la OIMT y la CITES produjeran un resumen del trabajo anteriormente realizado en el marco del Programa OIMT-CITES, en particular sobre la formulación de dictámenes de extracción no perjudicial. También señalaron que las Partes apreciaban encarecidamente la colaboración entre la CITES y la OIMT y que en la próxima Conferencia de las Partes de la CITES se debería destacar la necesidad de continuar y fortalecer este proceso.
 
Para más información, visite: www.cites.org