La OIMT y el Convenio sobre la Diversidad Biológica renuevan su colaboración hasta 2025

Un águila de Java, en la Reserva de Biosfera de Cibodas, en Indonesia, una de las áreas de trabajo de la Iniciativa de Colaboración OIMT/CDB para la Biodiversidad de los Bosques Tropicales. Fotografía: Hardi/Proyecto PD 777/15 Rev.3 (F)

5 de febrero de 2021: La OIMT y el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) han renovado su prolongada colaboración por otros cinco años, con el fin de apoyar a las Partes del CDB y a los países miembros de la OIMT en el trópico en sus esfuerzos por conservar la biodiversidad, poner en práctica el manejo forestal sostenible (MFS), restaurar los paisajes forestales degradados y fomentar el uso sostenible de los recursos forestales.

La colaboración se formalizó hasta 2025 con la entrada en vigor el pasado lunes de un memorando de acuerdo (MdA).

La OIMT y el CDB llevan una década colaborando estrechamente. El primer MdA entre ambos organismos, firmado en 2010 en el marco del Año Internacional de la Biodiversidad, dio origen a la Iniciativa de Colaboración OIMT/CDB para la Biodiversidad de los Bosques Tropicales. En la 12ª reunión de la Conferencia de las Partes del CDB, celebrada en Pyeongchang (República de Corea) en octubre de 2014, se firmó un segundo MdA que abarca el período 2015-2020.

Hasta la fecha, la Iniciativa de Colaboración ha abarcado 16 proyectos en 23 países tropicales, todos los cuales habían experimentado pérdidas de biodiversidad y disminución de la superficie forestal, y tienen grandes poblaciones que dependen de los bosques. Con 13 millones de US$, el presupuesto total de los 16 proyectos es modesto, pero una reciente revisión técnica descubrió que han logrado un éxito extraordinario en la mejora de los medios de vida locales y la gestión forestal, la restauración de paisajes forestales degradados y la conservación de la biodiversidad.

Algunos ejemplos de los logros alcanzados son el aumento de la extensión de una zona protegida de manglares en el Perú en más de 700.000 hectáreas; la formación y capacitación de más de 400 forestales y técnicos en África Central en materia de gestión forestal sostenible; la facilitación de una cooperación transfronteriza, antes difícil, para la gestión del Triángulo de Esmeralda entre Camboya y Tailandia; y la restauración de 130 hectáreas de manglares en Fiji.

La renovada colaboración entre el CDB y la OIMT incluirá:

  • ayudar a los países a reconocer y potenciar los valores de los paisajes forestales, incluyendo su biodiversidad y servicios ecosistémicos;
  • ayudar a los países a recopilar y utilizar datos ecológicos y biológicos que contribuyan a la gestión y uso sostenible y a la restauración de los bosques tropicales;
  • promover prácticas, tecnologías y enfoques innovadores, y desarrollar conocimientos técnicos, para mejorar la biodiversidad tropical y la prestación de servicios ecosistémicos en los paisajes forestales;
  • desarrollar capacidades para la aplicación de las Directrices de la OIMT/UICN para la conservación y la utilización sostenible de la biodiversidad en los bosques tropicales productores de madera así como otras directrices y políticas pertinentes del CDB y la OIMT;
  • cooperar con otras organizaciones y socios internacionales para reforzar la capacidad de alcanzar los objetivos mundiales de biodiversidad, inclusive la conservación y utilización sostenible de las especies arbóreas tropicales incluidas en los apéndices de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES); y
  • determinar, desarrollar y ejecutar actividades conjuntas específicas sobre los bosques tropicales y la biodiversidad forestal tropical.

El nuevo MdA contribuirá también a facilitar la colaboración con fuentes de financiación bilaterales y multilaterales, tales como el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y el Fondo Verde para el Clima, y el acceso a las mismas, en relación con los temas emergentes relacionados con la conservación de la biodiversidad, la adaptación al cambio climático y su mitigación, y el desarrollo sostenible.

Los aspectos innovadores de la colaboración entre la OIMT y el CDB incluyen la exploración de oportunidades para la presentación de informes armonizados sobre el uso sostenible, la restauración y la conservación de los bosques tropicales en el contexto del marco mundial de biodiversidad posterior a 2020, que se está elaborando en el contexto del CDB, y el apoyo a la cooperación regional y Sur-Sur, contribuyendo y realzando así al Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas (2021-2030).

La colaboración entre la OIMT y el CDB ha contribuido a varias Metas de Biodiversidad de Aichi, concretamente la Meta 1, sobre sensibilización, la Meta 5, sobre reducción de la pérdida de hábitats, la Meta 7, sobre MFS, la Meta 11, sobre gestión de áreas protegidas, la Meta 12, sobre protección de especies amenazadas, y la Meta 14, sobre restauración y salvaguarda de los servicios ecosistémicos, así como a muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Ver el comunicado de prensa del CDB (en inglés).

NOTAS PARA LOS EDITORES

El Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) se abrió a la firma en la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro en 1992 y entró en vigor en diciembre de 1993. Este convenio es un tratado internacional para la conservación de la biodiversidad, el uso sostenible de sus componentes y la distribución equitativa de los beneficios derivados del uso de los recursos genéticos. Con 196 Partes signatarias hasta la fecha, el Convenio cuenta con una participación casi universal entre los países. El Convenio busca hacer frente a todas las amenazas a la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, incluidas las amenazas del cambio climático, a través de evaluaciones científicas, el desarrollo de herramientas, incentivos y procesos, la transferencia de tecnologías y buenas prácticas y la participación plena y activa de las partes interesadas pertinentes, incluidas las comunidades indígenas y locales, los jóvenes, las ONG, las mujeres y la comunidad empresarial. El Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología y el Protocolo de Nagoya sobre Acceso y Participación en los Beneficios son acuerdos complementarios al Convenio. El Protocolo de Cartagena, que entró en vigor el 11 de septiembre de 2003, busca proteger la diversidad biológica de los riesgos potenciales que plantean los organismos vivos modificados resultantes de la biotecnología moderna. A la fecha, 173 Partes han ratificado el Protocolo de Cartagena. El Protocolo de Nagoya tiene por objeto compartir los beneficios derivados de la utilización de los recursos genéticos de manera justa y equitativa, incluso mediante un acceso adecuado a los recursos genéticos y una transferencia apropiada de las tecnologías pertinentes. Entró en vigor el 12 de octubre de 2014 y hasta la fecha ha sido ratificado por 129 Partes.

Para más información, visite: www.cbd.int. Para mayores consultas, comuníquese con: David Ainsworth en +1 514 561 2720 ó david.ainsworth@cbd.int; o con Johan Hedlund en johan.hedlund@cbd.int.

La Organización Internacional de las Maderas Tropicales (OIMT) es una organización intergubernamental que promueve la ordenación sostenible y la conservación de los bosques tropicales así como la expansión y diversificación del comercio internacional de maderas tropicales procedentes de bosques gestionados de forma sostenible y aprovechados legalmente. Para más información, diríjase a itto@itto.int o visite www.itto.int.