El pandemonio de la pandemia en el sector maderero tropical

18 de abril de 2020, Yokohama, Japón

Fábrica de productos de madera en Viet Nam. Muchas empresas madereras de los países tropicales han reducido su producción o han cerrado. Fotografía: J.C. Claudon/OIMT

Los productores de maderas tropicales se enfrentan a una crisis debido a las medidas adoptadas para contener la propagación del Covid-19. Algunos gobiernos han impuesto confinamientos totales o limitado los desplazamientos, mientras que otros recurren a enfoques menos estrictos. Una encuesta realizada por los corresponsales del MIS de la OIMT muestra que el virus y las medidas adoptadas tienen impactos devastadores en el sector de las maderas tropicales.

Impacto de la pandemia: resultados preliminares de nuestra encuesta

Los corresponsales de nuestro Servicio de Información del Mercado (MIS) en Brasil, Ghana, India, Indonesia, Malasia, Myanmar y Viet Nam, que escriben para el informe quincenal de la OIMT sobre el mercado de las maderas tropicales (TTMR), han respondido a una serie de preguntas sobre el impacto de la pandemia. A continuación se presentan los aspectos más destacados de las respuestas recibidas, cuyos resultados completos se pueden ver en el Informe del Mercado de Maderas Tropicales 24(7), publicado el pasado 16 de abril (en inglés). Las mismas preguntas se enviaron a los miembros del Grupo Asesor del Comercio (GAT) de la OIMT, y sus respuestas se compilarán y publicarán en el sitio web de la Organización y en el TTMR en mayo.

África

Aún no se tiene una idea clara de la forma en que la pandemia está afectando a las empresas madereras de África. Casi todos los países africanos han registrado casos de Covid-19 y, a medida que el número de contagios aumenta, una mayor cantidad de países descubren que el virus se ha propagado más allá de las principales ciudades.

De los 47 países africanos miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi el 60% ha notificado casos en múltiples lugares, en comparación con alrededor del 21% a principios de abril.

Las considerables divergencias observadas en las respuestas a la pandemia en los países africanos dificultan el análisis. Lo que es seguro es que se están perdiendo puestos de trabajo y que las economías africanas, en los próximos meses, experimentarán una drástica disminución de los ingresos de exportación del sector maderero.

Los corresponsales señalan que los aserraderos de Camerún no pueden funcionar. En la República Democrática del Congo se ha impuesto un confinamiento total, pero algunas empresas madereras están autorizadas a continuar sus operaciones. Una situación similar prevalece en la República del Congo, donde algunas empresas siguen produciendo. Los corresponsales informan que continúan los envíos de madera desde Guinea Ecuatorial a pesar del estado de alarma nacional declarado en el país.

Los aserraderos de Ghana que disponen de materias primas y tienen pedidos pendientes actualmente mantienen su producción, pero las medidas de contención de Covid-19 impuestas por el gobierno están limitando los desplazamientos en Accra y Kumasi. Por el momento, los trabajadores del sector maderero fuera de las ciudades no han sido despedidos, y los aserraderos situados fuera de las zonas de confinamiento actualmente están produciendo para los mercados nacionales e internacionales. El corresponsal del MIS en Ghana informa de que, si se logra controlar el virus y se levantan las medidas, el tiempo necesario para aumentar la producción hasta los niveles previos a la crisis dependerá de las empresas y de la cantidad de pedidos que tengan. No obstante, agrega que "en igualdad de condiciones con la disponibilidad de materias primas, los niveles de producción podrían recuperarse [hasta los niveles anteriores a la crisis] en un plazo de tres meses".

Asia

En Malasia, el confinamiento, que comenzó el 17 de marzo pasado, se ha prolongado hasta el próximo 28 de abril. Con esta medida, toda la población debe aislarse en sus casas y sólo se permiten los servicios esenciales. El corresponsal del MIS en Malasia informa que la producción en el sector forestal y maderero ha disminuido drásticamente, y las asociaciones comerciales están negociando con las autoridades para permitir al menos operaciones parciales. Algunos estados, como Sarawak y Johor, han permitido una actividad manufacturera a escala reducida.

Una encuesta de los miembros de la Asociación de Muebles de Muar (MFA) reveló que las reservas de efectivo del 48% de las fábricas ya se habían agotado en el mes de marzo. El 38% de los miembros indicaron que prevén que perderán entre 1 y 5 millones de MYR en los próximos seis meses, y la mayoría de los miembros consideran que el programa de apoyo del gobierno no será suficiente para permitirles mantenerse a flote.

El corresponsal del MIS en Indonesia informa que la mayoría de las industrias madereras de ese país siguen funcionando pero están ralentizando su producción. Algunas actividades manufactureras continuarán durante los próximos meses porque Indonesia sólo ha implementado un confinamiento parcial en Yakarta, a partir del 10 de abril, que será seguido de un confinamiento total en Java Occidental y Oriental en un futuro próximo.

La disminución de la producción se debe al aplazamiento de los pedidos de los importadores de Europa, Estados Unidos y algunos mercados asiáticos. No obstante, las exportaciones de productos madereros de Indonesia en el primer trimestre de 2020 no se vieron gravemente afectadas por la pandemia.

En cuanto al tiempo necesario para aumentar la producción en Indonesia hasta los niveles previos a la crisis (en caso de que las condiciones se estabilicen), el consenso es que el proceso podría durar más de un año, suponiendo que el gobierno ofrezca incentivos a la industria, como una reducción de impuestos y bajas tasas de interés.

Según los medios del país, el Secretario General de la Asociación de la Industria del Mueble y Artesanías de Indonesia, Abdul Sobur, afirmó que, además de los miles de trabajadores despedidos en los sectores del comercio minorista, la hotelería y la gastronomía, los fabricantes de muebles han indicado que han tenido (o pronto tendrán) que despedir a unos 280.000 trabajadores.

En Myanmar, el Covid-19 y las medidas para combatirlo están perjudicando a las pequeñas empresas, y el sector informal se ve particularmente afectado. Myanmar celebró su feriado nacional de Año Nuevo el 10 de abril, y todas las fábricas estuvieron abiertas hasta entonces. Sin embargo, en respuesta a la pandemia, el gobierno ha instado al "aislamiento voluntario en el hogar" y ha suspendido los viajes internos. En la industria maderera se han aplazado algunos pedidos, pero es difícil obtener información precisa al respecto. Se estima que si se logra controlar la propagación del virus, el sector necesitará al menos dos meses para elevar la producción a los niveles previos a la crisis.

La pandemia del Covid-19 está teniendo un efecto devastador en el sector maderero de Viet Nam. La situación está cambiando rápidamente y aún no se ha visto lo peor. En respuesta a un cuestionario distribuido por la Asociación de Madereros y Productores Forestales de Viet Nam (VIFOREST) y sus afiliados, el 76% de las empresas indicaron que se enfrentan a pérdidas estimadas en 3,066 billones de VND (alrededor de 130 millones de US$); sólo el 24% de las empresas encuestadas señalaron que aún no se habían visto afectadas financieramente. Más de la mitad de los encuestados dijeron que han tenido que reducir la producción; el 35% de las empresas presumen que sus operaciones pueden mantenerse durante algún tiempo, pero los cierres probablemente sean inevitables en un futuro próximo; y sólo el 7% de las empresas se encuentran en plena actividad. La encuesta también reveló que alrededor del 45% de los trabajadores del sector de la transformación de la madera han perdido sus empleos debido a la pandemia.

La India ha prolongado su confinamiento hasta el próximo 3 de mayo y ha impuesto medidas estrictas para luchar contra la pandemia. La economía de la India se encuentra en punto muerto y el desempleo es de aproximadamente el 20%, aunque esta cifra no incluye a los millones de personas que se encuentran en el sector informal y que ahora no tienen ingresos.

Los puertos del país están cerrados tanto a las importaciones como a las exportaciones. Los contenedores no pueden moverse porque, en la mayoría de los casos, los puertos de recepción están cerrados. Los contenedores de importación están esperando ser descargados y transportados, pero los trabajadores no pueden desplazarse. Hasta que se levanten las restricciones, todos los movimientos están prohibidos.

Sudamérica

Las repercusiones económicas del Covid-19 y las medidas adoptadas para frenar su propagación están teniendo un enorme impacto en los países de América Latina.

La actividad manufacturera de Brasil disminuyó en marzo a la tasa más rápida registrada en un espacio de tres años. Esta disminución ha perjudicado a las pequeñas y medianas empresas, especialmente las del sector informal, dado que las medidas de confinamiento y contención han hecho que la mayoría de los trabajadores del sector ahora se encuentren sin ingresos.

El sector de la pasta de madera y papel de Brasil sigue funcionando, pero la producción de productos de madera sólida varía según el estado y el municipio. La mayoría de los estados no tienen restricciones significativas, pero algunos municipios han detenido completamente su actividad industrial.

El gobierno ha adoptado disposiciones para mitigar los efectos de los despidos de trabajadores. Hasta la fecha, pocas empresas madereras han despedido a su personal, pero los efectos del virus y las medidas conexas sólo están empezando ahora y se intensificarán en las próximas semanas. Ya se han cancelado algunos pedidos nacionales e internacionales, invocando casos de fuerza mayor.

Las operaciones forestales y madereras en el Perú han quedado paralizadas por el confinamiento nacional, que se anunció el pasado 16 de marzo. Todas las actividades del sector se han detenido hasta nuevo aviso.

El camino de la recuperación

Hoy estamos atravesando tiempos extraordinarios, por lo que se necesitarán medidas extraordinarias para revertir la pérdida de empleos y reconstruir los flujos de ingresos en el sector de las maderas tropicales.

La encuesta de los miembros del GAC de la OIMT, que se está llevando a cabo en la actualidad, proporcionará información adicional sobre los impactos de la pandemia en este sector. Estos datos ayudarán a generar ideas sobre la mejor forma de contribuir a la recuperación de empleos, producción y exportaciones en los países miembros de la OIMT productores de maderas tropicales, una vez que haya pasado lo peor del impacto del Covid-19.